Historia centenaria de la Real Sociedad (1929-1930)

TEMPORADA 1929-1930: 7ª POSICIÓN

 

“DOS CARAS BIEN DISTINTAS Y AGOBIOS FINALES”.

 

La segunda experiencia liguera de la Real no fue tan gratificante como la anterior y se caracterizó por la doble personalidad en una misma temporada. Así, durante la primera parte de la temporada la Real volvió a ser el amable y respetado Doctor Jekyll que se paseaba con la cabeza bien alta por la Primera División. En este sentido, la Real en las primeras 7 jornadas, mantuvo la imbatibilidad en su estadio de Atotxa, consiguiendo resultados de mucho mérito:

 

1-       Un espectacular 7-0 al Racing que por segundo año consecutivo salía goleado de San Sebastián. Un meritorio 2-2 en San Mamés ante el Athletic con dos goles de Ayestarán (pudimos incluso ganar porque estuvimos 1-2 al descanso).

Un inolvidable 4-0 al Real Madrid en Atotxa (2 goles de Ayestarán y otros 2 de Belaute), con unos merengues que ya tenía miedo escénico a Atotxa.

 

Incluso fuera de casa, los realistas se hacían respetar y tras empatar a 1 en el Metropolitano, la Real Sociedad ocupaba un envidiable 3º Puesto a dos puntos del Athletic (que todavía tenía que pasar por Donosti) y a seis puntos del líder Barcelona.

 

Pero nadie sabe por qué, desde el 19 de Enero de 1930, el Doctor Jekyll se convertiría de repente en el abominable Mister Hyde y de sentirnos en el cielo pasamos a rozar el infierno.

En aquel 19-E víspera de San Sebastián, nos visitaba nuestro vecino guipuzcoano, el Real Unión de Irún, que en un partido extrañísimo se imponía 2-3 en Atotxa y dejaba helada a Atotxa.

Los iruneses nos habían ganado en la víspera de nuestro gran día y habían acabado con la racha de 13 partidos consecutivos sin perder en San Sebastián.

 

Esta derrota dolió mucho ya que tras la misma, se sucedieron otras dos en nuestra fortaleza de Atotxa : el Barcelona (1-2), y el Athletic con un 1-7 que quedó grabado como el día más triste para la Real en la década de los 30, junto al descenso de 1935.

 

La Real hacía aguas por todos los lados y una inesperada derrota en Santader (2-0) acentuaba la crisis.

 

Los txuri urdin pasaron de soñar con la liga en la jornada 7, a temer por su permanencia en Primera en la jornada 12, ya que la Real ocupaba la 7º Posición, con tan sólo 1 punto de ventaja sobre el último (el Racing de Santander), y quedaban sólo 6 partidos antes del final.

 

Pero la Real hizo tripas corazón, y en las siguientes 4 jornadas consiguió tres resultados de mérito que le dieron la permanencia a falta de dos partidos:

 

1-       Impresionante 1-1 en Chamartín ante el Real Madrid con gol de Marculeta

 

2-      Victorias en Atotxa por 2-0 frente a dos rivales directos para la permanencia (Europa y At.Madrid) que dieron la salvación matemática a la Real en la jornada 16.

 

A pesar de este sprint final, esta liga de 1930, dejó un sabor amargo a la Real que se consumó en las dos derrotas finales ante Español y Real Unión (3-2) que también en Irún volvía a ganar a la Real.

 

La Real acababa la liga en una triste 7º Posición (liga de 10 equipos), y veía como el Real Unión se convertía en el mejor equipo guipuzcoano en aquella temporada (acabó 6º).

 

Encima, sentimos la envidia sana de ver como el Athletic ganaba su primera liga sin perder ninguno de los 18 partidos que jugó y teniendo para siempre en el recuerdo el 1-7.

 

Fue duro ver cómo nuestros dos vecinos ligueros de entonces (Athletic y Real Unión) se imponían en Atotxa, y encima en el caso de los bilbaínos con saña.

 

Una liga que prometía ser al menos tan gozosa como la de 1929, se convertía en una pequeña pesadilla, aunque todo el mundo coincidía en que el nivel de la Real en aquellos primeros años era mejor que el que indica su clasificación (lo veríamos al año siguiente).

 

Peor le fueron las cosas al At.Madrid que daba con sus huesos en Segunda División, tras perder en la última jornada en Getxo, y al ganar el Europa 3-4 en Irún.

 

En mi opinión, para la Real fue una liga “rara”, como lo demuestra el hecho de que a pesar de ser bastante peor que la anterior, Eizaguirre encajó 4 goles menos que en 1928.

 

Los realistas empezaban a sentir lo difícil que era la élite pero el sprint final que hicieron demostraba una cualidad que siempre ha caracterizado a la Real en toda su historia: “La casta que sabe sacar en las peores situaciones”.

 

Cholín fue el máximo goleador de la Real en 1930 con 10 goles, seguido por el sorprendente Ayestarán con 6 tantos.

Bienzobas (4 goles) y Kiriki (2 goles), estuvieron lesionados durante varias semanas y eso pudo repercutir en el bajón final de la Real en las últimas jornadas.

El portero Eizaguirre y el incombustible Marculeta fueron los únicos que jugaron los 18 partidos que compusieron aquella liga.

 

En cuanto a la Copa del Rey, el destino parecía que en aquel año 1930, nos tenía reservado el dolor de sentir la derrota más sensible: perder con el Athletic.

En 16º de Final al igual que el año pasado, a la Real le correspondió un rival asequible: la Gimnástica de Torrelavega, a la que eliminamos sin problemas ( 2-0 en San Sebastián, 0-2 en Torrelavega).

Sin embargo, en 8º de Final nos tocaba en desgracia el Athletic de Bilbao.

Ya en la ida, las cosas se pusieron casi imposibles con un contundente 4-1 para los rojiblancos.

Una semana después, había ambiente de remontada en Atotxa, cuando nos pusimos 1-0, pero al final el encuentro finalizaba 1-1 y nuestro gozo acababa en un pozo.

El Athletic pasaba a cuartos y al final acabaría también conquistando la Copa de 1930.

Desde Bilbao, nos envíaban mensajes de soberbia creyéndose superiores a nosotros.

 

Pero, la Real como siempre ha hecho en toda su historia no entraba en provocaciones porque como dice el anuncio de Keller, la grandeza de un club no está en lo que ganas sino en lo que sientes, y el espíritu txuri urdin estaba vivo.

 

La Real con escasos medios llevaba 2 años seguidos en Primera División y daba sensación que no sería fácil quitarnos de en medio.

 

Nuestros rivales nos respetaban y aunque parecía que soñar con un título era misión imposible, nada más lejos de la realidad; la Real rozaría con las yemas de los dedos ser campeón de liga en 1931.

 

Y además, quedándonos con lo positivo, en esta liga de 1930, se evidenció que el Real Madrid tenía “guipuzcoanitis”; la pequeña Real Sociedad se le estaba atragantando.

 

Si en 1929, les ganamos por 5-4 en Atotxa, en este año 1930, el 1-1 en Madrid y sobre todo el 4-0 en Atotxa, hacían que el todopoderoso Real Madrid viese a la Real como una pesadilla.

 

  

CLASIFICACIÓN DE LA TEMPORADA 1929-1930

 

 

Puesto

Equipo

J

G

E

P

GF

GC

DG

PTS.

1

Athletic de Bilbao

18

12

6

0

63

28

35

30

2

FC Barcelona

18

11

1

6

46

36

10

23

3

Arenas de Getxo

18

9

2

7

51

40

11

20

4

Espanyol

18

9

2

7

40

33

7

20

5

Real Madrid

18

7

3

8

45

42

3

17

6

Real Unión de Irún

18

6

5

7

48

52

-4

17

7

Real Sociedad

18

5

4

9

34

37

-3

14

8

Racing de Santander

18

7

0

11

32

58

-26

14

9

Europa

18

6

1

11

29

44

-15

13

10

Atlético de Madrid

18

5

2

11

32

50

-18

12

 

 

por JUANJO82

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: