Conexión Rosario – Donosti. No abandonemos.

Más de uno habréis notado mi ausencia en este blog. He pasado casi dos semanas en Argentina, perdiéndome el viaje a Huesca pero disfrutando de un gran espectáculo: el Rosario Central – Boca Juniors del campeonato argentino. Una experiencia irrepetible que me ha hecho reflexionar sobre qué significa el fútbol….

Crónica de un partido

Aquel día, domingo a las 3 de la tarde hora local, la Real ya había ganado en Huesca. Y yo me dirigía desde el centro de Rosario hacia el estadio “Dr Lisandro de la Torre”, aunque el propio club lo nombra en su web oficial como el Gigante de Arroyito. A mí no me gusta llamarlo estadio, ya que aquí empleamos esa palabra para instalaciones con pista de atletismo como Anoeta. Es más, el Gigante de Arroyito fue sede del Mundial 78, y en ella Argentina jugó tres partidos del grupo de semifinales. El campo se ganó el apodo de “la caldera del diablo”, ya que la cercanía del público al terreno de juego y los gritos de la hinchada llevaron en volandas a su selección a la final.

Me dí cuenta de un pequeño detalle: todo era amarillo y azul, de los colores de Central. Las aceras, los muros, las farolas, los semáforos… no se si pintados por la Municipalidad o por iniciativa popular, pero los colores daban muchísimo ambiente a los alrededores de la cancha.

¿Os imagináis algo parecido en Donosti? Yo no, desde luego.

Tuvimos que pasar dos controles policiales y un cacheo hasta poder llegar hasta la puerta de acceso, y tras subir, llegamos a la platea del Arroyito. Mis acompañantes estuvieron muy atentos, y me explicaron muchas cosas. Por ejemplo, antes de subir me mostraron el lugar bajo las gradas donde calentaba motores la Barra Brava de Central: bombos y cánticos constantes. Sólo eran las cuatro de la tarde, faltaban 70 minutos para el partido pero ya estaban animando. Y en el césped, las reservas de ambos equipos jugando un partido previo, que acabaría ganando Central por 2 a 0.

Central no atraviesa un gran momento. Necesita sumar todos los puntos posibles para evitar la promoción que podría llevarle al descenso. Estos puestos se deciden con un sistema de promedios, y los equipos que ascienden tienen muy difícil la permanencia ya que el promedio depende de los tres años anteriores. Por eso, evitar el descenso es fundamental. ¿Os suena todo esto? ¿No decíamos que el descenso de la Real era condenarnos varios años a estar en segunda?

Falta poco para que empiece el partido y sube la Barra Brava a ocupar su sitio. En el fondo que ocupan los aficionados de Boca Juniors falta “La 12”. Y es que en Argentina los hinchas radicales visitantes entran empezado el partido y se marchan los primeros, dejando a la afición local en la grada disfrutando de la victoria o mascando el amargo sabor de la derrota.

42.000 gargantas animando. Brazos en alto, cantando “Vamos la Acade” (a Central también se le conoce como “La Academia”, así como a sus aficionados se les conoce como “Los Canallas”). Despliegan una bandera enorme en la popular y en la platea, varias banderas más. El ruido es ensordecedor. Se pita la salida del trío arbitral. Después la de Boca. Y finalmente, llega el apoteosis cuando los 11 titulares de Central saltan a la cancha. Tambien hay aplausos para el pato Abondanzzieri, ex de Getafe y Central y ahora en las filas de Boca, así como a Russo, que vuelve a Central para intentar salvar al equipo de la promoción.

Boca ha jugado libertadores y se imponen las rotaciones. Central gana cómodamente por 2 a 0, con lo que se repite el resultado de la reserva. La alegría es inmensa y la gente lo celebra a casi 30ºC de temperatura y sin camiseta.

El abandono de Newell’s

Pero hubo un detalle que me gustó mucho. Una bandera en la que se podía leer “No abandono”. Pensé que se debía a la situación del equipo, pero me contaron la historia.

Era 23 de noviembre del 97 y Central y Newell’s jugaban el Clásico rosarino. Corría el minuto 64, ganaban los canallas por 4 a 0 y los leprosos estaban con 7 jugadores en el campo por 4 expulsiones. Mario Zanabria, jugador de Newell’s, “finge” una lesión y por lo tanto no se puede continuar el partido. Los eternos rivales se rinden para evitar una sonrojante derrota.

Es algo que hoy en día siguen recordando los aficionados de Central. Rosario es de Central porque Newell’s abandonó, tiró la toalla.

¿Un ejemplo para la Real?

La anécdota del abandono me hizo pensar sobre la Real. Un equipo que nunca abandonaba. Un equipo que luchaba a muerte, partido a partido. Que no bajaba los brazos por adversas que fueran las circunstancias.

Y me hizo pensar sobre la afición. Una afición que siempre se ha desvivido por el equipo. Que siempre lo ha apoyado. Que nunca lo ha abandonado pese a estar en uno de los momentos más difíciles de su centenaria historia.

Pese a la Ley Concursal. Pese a las casi nulas posibilidades de ascenso. Pese a la salida de jugadores insignia. Pese a la incertidumbre del futuro. Y le pese a quien le pese: NO ABANDONEMOS.

¿QUE NOS DA EL BARÇA?

Ayer, fui al polideportivo de Zuhaisti, la verdad que mi intención era acudir a Anoeta, pero entré en el gimnasio más tarde de lo previsto, sobre las cuatro y media, y me sentía tan a gusto haciendo deporte, que opté por tomarme las cosas con calma, estiramientos incluidos.

Salvo música, prefiero omitir lo que oía en mi mp3, porque, quizás, atente contra la salud del sargento strummer y no escuché nada del partido.

Llegué a casa, recién iniciado el segundo tiempo, y al encender la tele vi el 0-2 y al poco llegó la extraña jugada del penalty y el 1-2, manda huevos el cambiar gol por penalty…. pero, afortunadamente, me ahorré el disgusto de la primera parte.

No quiero analizar el partido, ni valorar el futuro. Tiempo habrá.

Quisiera hablar de la afición. La fidelidad de la masa social de la Real constituye uno de sus puntos fuertes, pero a veces no la comprendo parece como si de encajar tantos golpes se hubiera quedado sonada un boxeador.

En el año del descenso , ni un pitido a Bakero cuando era director-entrenador, técnico nefasto donde los haya, ni una pañolada a Denon, horrorosa directiva que nos llevó a segunda ( tres cambios en la presidencia en una temporada), gritos de “Lotina quédate” a un entrenador que a las primeras de cambio nos da la espalda …, pero cada día lo que más me alarma es oír decir a hijos de mis amigos, incluso a los de mi propia compañera, soy del Liverpool, soy del Manchester, soy del Arsenal…., pero, de todos los arribismos, el que más me cabrea es la barcelomania.

No niego que el Barca es una máquina de hacer fútbol. Sólo faltaría con el dineral que maneja. Sería idiota si negara lo evidente de su fútbol, pero aclamar los goles del Barca en Anoeta, cuando casi hemos perdido el “expreso a primera” y se nos rompe un jugador emblemático como Aranburu, es algo que no lo comprendo y menos desde la extraña final de copa del 1988 con el traspaso del famoso trío : Bakero, Begiristain, Rekarte por medio.

Por cierto a quién nos ha cedido alguna vez el director técnico del Barcelona Sr. Begisristain, exjugador de la Real? Qué nos ha dado el Barca si? El Barca lo único que nos ha dado es por ….

P.D. Mientras haya matemáticas hay que seguir bregando. Esto es así de duro. El martes vuelta a entrenar. De perder el combate a los puntos, pero nunca por arrojar la toalla y si nuestro filial, en el día de hoy, ha descendido a tercera, en la medida que se pueda y la legislación lo permita “que se fiche del filial”, pero esto es algo cuya decisión compete al Director Técnico Sr. Loren y al entrenador Sr. Lillo, que son profesionales que cobran y entienden de esto como profesionales que son.

por HARITZ
http://www.laporteriadefrutas.blogspot.com/

A este escrito de HARITZ, se ha mandado un muy interesante comentario que quermos reproducir:

“A veces la lesion de grandes jugadores tiene que demostrar la union del grupo para sobreponerse a situacion complicadas.

Aqui es muy importante la funcion del dt, -es mucho mas importante mantener la motivacion y el buen humor dentro del grupo en la parte de los jugadores que no se convocan o estan de suplentes-.
Los “suplentes” en su momento ocupan el lugar de los “titulares”, y los “titulares” no tendrian porque estar desmotivados ya que para el jugador de futbol mas alla de las cifras economicas que se manejen y demas lo importante es jugar, porque asi se esta seguro de lo que se esta haciendo y uno mismo agarra cada vez mas y mas confianza y mejor juego y rendimiento; esta es la forma en que un jugador de futbol busca motivarse y llegar cada vez a objetivos mucho mayores.

Desde mi punto de vista la funcion del dt no es tener un grupo de muchos jugadores, sino un grupo mas bien resucido, lleno de buenas personas donde se ponga en mente una meta y este grupo luche por ella,porque asi los cambios no se notan o se notan menos y todos tendrian las mismas posibilidades de jugar.

-ARMAR el grupo es la funcion mas dificil del dt, porque buenos jugadores hay en todos lados pero buen grupo no. todo jugador profecional tiene siempre algo bueno que se puede “rescatar” y “complementar” con otros jugadores del equipo, por algo ocupan ese rol-

-el grupo es el que saca adelante cualquier situacion y no los buenos jugadores individualmente, salvo pocas ecepciones-

– el futbol no es como cualquier trabajo en donde puede haber una persona que quizas no mires con buenos ojos, si en un equipo sucede esto al momento de dejar todo y ayudarse el uno al otro estas pequeñas diferencias no dejan que todo jugador se exprese en su mejor forma-

en resumen intento expresar mi idea, pero no le quito ni le sumo responsabilidad a los tecnicos, solo opino que depende de ellos la convivencia y el buen grupo para tener luego buenos resultados.. a todo esto no hay que quitarle la importancia que tiene el ORDEN TACTICO SOBRE TODAS LAS COSAS Y BUEN JUEGO DEL EQUIPO.

-UN EQUIPO PUEDE JUGAR BIEN O MAL, PERO CON ORDEN Y SACRIFICIO DE TODOS SUS JUGADORES ES MUY DIFICIL QUE ESTE EQUIPO PIERDA-“