¿Por qué no subimos este año tampoco?

Las victorias del sábado tanto de Xerez, Tenerife y Zaragoza, hacía presagiar que el partido del domingo frente al Córdoba no fuera una denominada final, si no una auténtica final, ya que de empatar o perder la Real Sociedad, matemáticamente ya no habría posibilidades de ascender a Primera. Y se perdió 0-2. Cierto es que el Córdoba se jugaba también mucho en el envite, ya que está peleando por eludir el descenso a Segunda B. Pero ello no justifica para nada el pobre juego desarrollado por los jugadores realistas. Faltó tensión, espiritu de lucha, garra, fuerza, interés, y sobre todo, compenetración e ideas claras.

Si un equipo no es capaz de pelear unido por un mismo fin; si aparcando los intereses particulares, no se trabaja en grupo; si jugar en un club o en otro no depende del escudo que se lleva marcado en el pecho si no de lo que se cobra, todo se hace más cuesta arriba.

Y Lillo ha tenido que trabajar con todos estos problemas, siendo consciente de todos ellos, de que hay jugadores que no piensan en la Real Sociedad, si no en su futuro lejos de ella; ha tenido que solventar las lesiones de numerosos de sus importantes jugadores; ha tenido que improvisar en muchos encuentros; ha dicho lo que había que hacer en cada partido y luego los jugadores por un motivo u otro o no eran capaces o no sabían llevarlo a cabo….

Y no debemos olvidarnos, por segundo año consecutivo, de los malos arbitrajes que hemos padecido y que han descontado del casillero realista bastantes puentos, que en estos momentos harían que aún existieran posibilidades para pelear por el ascenso.

¿Y ahora qué?. Se plantean la mayoría de los aficionados realistas. Ahora no nos queda otra que seguir creyendo en la REAL SOCIEDAD. Porque nosotros somos parte de ella. Y cuando directivas, entrenadores y jugadores se vayan, seguiremos siendo REAL SOCIEDAD. Queremos lo mejor para nuestra Real Sociedad. Todos lo queremos. Estamos en el año del centenario y somos de segunda. De segunda porque no hemos sido capaces de formar un grupo capaz de pelear por un mismo fin. Y sin ESPIRITU DE EQUIPO, ni el equipo más grande, por nivel futbolístico es capaz de lograr nada. Solo sintiendo lo mismo, padeciendo lo mismo, llorando y riendo a la vez, mezclando los sudores por una camiseta que es la tuya, se logran los objetivos, siempre que los haya…..

La cantera es importante. Pero la cantera es Gipuzkoa. Y nuestra provincia cuenta con 700.000 habitantes. Si se descuentan las mujeres, los que no están en edad de fútbol y la gente que no le gusta el fútbol, ¿cuanta gente queda para poder elegir para montar un equipo competitivo?.  El mundo del fútbol ha cambiado con el caso Bosman. Se puede montar un equipo con jugadores de toda la CEE y ser competitivo. ¿Hace falta un magnate para volver estar entre los grandes?.  La cantera es importante, siempre ha sido nuestra raiz. Pero el mundo se ha globalizado hasta tal extremo que hay grandes y pequeños equipos que conforman sus equipos con gentes procedentes de muchos rincones del planeta. ¿Hay que cerrar los ojos al futuro o abrirlos desde el presente?.

por JOXEBI

LA CANTERA vista por Juan Luis Larrea

El preseidente de la Federación Gipuzkoana de Fútbol, Juan Luis Larrea, habla de la cantera, y del futuro de la misma:

por JOXEBI