Ballesteros o el arte de la guerra….¡sucia!

Muchos son los jugadores que cuando llegan a cierta edad, y vuiendo que su nivel futbolístico y físico se va limitando, se dedican a hacer trampas, marrullerías, provocar, incitar, obstaculizar, hablar con el colegiado, protestar, perder el tiempo según les convenga, hacer teatro, todo lo que sea para lograr su objetivo de alcanzar alguno de los puntos en juego.

Es el caso del Ballesteros levantinista que llega hoy, de nuevo, a Anoeta. El circo ha abierto sus puertas, y uno de sus protagonistas lo demostrará hoy en el campo txuri urdin. Nadie olvida, ni puede ni debe hacerlo, el papelón, el ridículo que Ballesteros hizo el pasado año en ese mismo terreno de juego. El marcador iba 1-1. Realizó una dura entrada a Xabi Prieto, y el colegiado le mostró tarjeta amarilla. Y como una estrategia más de su especial manual del ‘arte de la guerra‘, Ballesteros, para perder el tiempo, se puso a protestar al colegiado, a no parar de hablar paraque el juego no se reanudara. Y el malísimo colegiado, Pino Zamorano, no pudiendo soportar tanmto acoso, le mostró la segunda amarilla y la consiguiente roja. Ballesteros se dió cuenta de que le habían expulsado, pero se hizo el loco, protesto más y se alejó de la jugada como que no hubiera pasado nada. Los jugadores txuri urdin le decían al colegiado y al propio jugador que debía salir del terreno de juego. Pero él, como si nada. La gente en Anoeta empezó a pitar cada vez más fuerte. Pero Ballesteros, sabe lo que va a hacer en cada partido, es su juego, sucio y rastrero, marrullero, y siguió en su papel. Finalmente comenzó a dirigirse hacia la banda para salir del terreno de juego, pero a un paso lentísimo bajo una pitada que alimentaba sus oídos, ya que sabe y es consciente de que es la única forma que le queda a él como futbolista de llamar la atención. A falta de juego y nivel futbolístico, las tretas son su única arma que emplea durante los 90 minutos. Lanzando trampas a sus rivales con entradas o golpecitos para provocar su reacción y así que el colegiado les muestre tarjetas. Ballesteros aún tenía reservada una provocacion más que los aficionados no acabamos de entender. Todo esto lo hacía Ballesteros porque faltaba poco tiempo para acabr el partido y el resultado estaba 1-1. Cuando estaba a punto de alcanzar la banda, se paró ¡¡¡¡¡¡¡PARA ATARSE LAS BOTAS!!!!!!!. iNCREÍBLE, PERO CIERTO. ¿Que hizo el colegiado?. Nada. Porque Pino Zamorano es tan malo o más que el propio Ballesteros. Y esa actitud debió plasmarla en el acta, y el comité de competición debería haber castigado con más de un partido a Ballesteros. Porque si se consientesn actitudes de este tipo, fomentamos el mal fútbol, el que sean los jugadores los que marquen el ‘tempo’ de los partidos. Bueno. Algunos jugadores. Porque a otros a la mínima, por entender que pierden unos segundos de tiem,po, se les muestra la tarjeta amarilla. Que se lo digan a Prieto, Bravo o a otros jugadores txuri urdin. El colegiado tuvo en su mano alargar eso más de TRES MINUTOS QUE PERDIÓ BALLESTEROS DESDE QUE HIZO LA FALTA.

Y así es el Ballesteros que hoy, de nuevo hará su papel en Anoeta, porque no sabe hacer otra cosa. Está en los campos para romper al contrario, para provocar, para perder el tiempo, para calentar al rival y de paso que les muestren tarjetas amarillas. Es penoso, pero cierto. Y lo peor es que nadie hace nada para que personajes de esta calidad sigan en los terrenos de juego para vergüenza no suya, si no de los aficionados que son espectadores de lo que hacen.

por JOXEBI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: