La afición txuri urdin siempre está con el equipo, el equipo debería estar siempre con la afición

EL RINCON DEL FORERO lo ha comentado en varias ocasiones y de diferentes formas desde octubre de 2008 que se puso en marcha el blog. Y es algo que los aficionados han demandado en todo momento. La afición txuri urdin siempre está con el equipo, el equipo debería estar siempre con la afición. Y un aficionado de la Peña Realista El Sur, Ion Urrestarazu, ha publicado una carta en la que se recoge de una forma clara y concisa, de nuevo, un hecho que jamás debería producirse. Que los jugadores txuri urdin no vayan a saludar a la afición que les apoya en el campo y al final del partido en su salida hacia el autobús o sus coches. Porque la aficion está al lado de los jugadores se gane o se pierda. No deja de animar nunca. Siempre les anima y les apoya. Quieren acercarse a los suyos con sus gritos para que se sientan arropados. Y la vuelta debería ser igual. Se gane, empate o se pierda, los jugadores deberían saludar a esa afición que nunca les falla. Haga frio o calor. Pero sobre todo cuando las cosas han ido mal. Allí han estado siempre. Es hora de que se reconozca como dice la cancion que “¡CADA UNO DA LO QUE RECIBE, LUEGO RECIBE LO QUE DA….!

por JOXEBI

——————————————————-


MÁS ALLÁ DEL RESULTADO

Con la misma camiseta de la Real que me puse hace unas quince horas cuando me dirijía al hotel de la concentración txuri-urdin para reencontranos los seguidores realistas de Gipuzkoa, Andalucía, Extremadura, etc..me dispongo a exponer un sentimiento de pena, de fustración, no sé, como de vacío.

Tras varios días de preparativos llenos de ilusión y por qué no decirlo, de nervios porque todo saliera bien, por fín llegó el fín de semana del partido. Desde el viernes por la tarde, algunos realistas ya nos dejamos ver por el hotel de la Real con el único objetivo de ver a los jugadores de nuestro equipo y poder decirles un “Aupa!!”, “mañana a ganar, eh??” “venga, venga, mañana a topeeee!!”…y todo eso con un escalofrío recorriendo de arriba a abajo. El sábado por la mañana, el ambiente de partido se hace notar y el color blanquizaul se apodera del vestíbulo, recepción y salones de hotel, donde el sentimiento txuri-urdin brota como un manantial. De este agua se salpican los Xabi Prieto, Aguirretxe, Bravo y compañía, que ya desde la víspera nos habían visto y saludado de manera light, por no decir de manera seca y casi por compromiso. Así, tras pasar la mañana en el hotel con más pena que gloria, nos dirijimos a comer, momento en el cual el sentimiento realista aflora más que nunca, adornando con bufandas y banderas el lugar, intercalando cánticos y gritos muy nuestros e intercambiándonos miradas queriéndonos decir: “esto sólo pasa si eres de la Real” ” qué grandes somos” “tan lejos de casa y qué cerca de todos los que se han quedado allí”

Un par de horas antes del partido pasamos por taquilla para abonar el precio de las entradas; para intercambiar con el señor que está detrás de ese cristal, un pedazo de ilusión por unos euros por los cuales hemos tenido que invertir varias horas de nuestro trabajo y esfuezo del día a día, ya que la gente que dirije nuestro club no se ha parado a considerar la posibilidad de echarnos un cable en este senntido; bueno, ni en éste ni en ningún otro.

Empieza el partido, soltamos los 200 globos que hemos hinchado, animamos a nuestro equipo: La Real. El partido sigue, no paramos de animar a nuestro equipo: La Real. Termina el partido, hemos perdido, seguimos animando a nuestra Real. No pasan ni veinte segundos y no queda ni un jugador de los nuestros en el campo. Han desaparecido como por arte de magia. Ni una simple mirada, ni un simple gesto hacia la esquina donde, los que ya desde el viernes andábamos por ese hotel dándoles ánimos, nos hemos dejado la garganta durante los noventa minutos de tedioso partido.

Con la derrota a cuestas y el mal cuerpo, nos dirijimos a la salida de los jugadores; no para pedirles autógrafos ni camisetas, no; para decirles un “venga, no pasa nada” ” ahora a ganarle al Granada”, “venga, va, vamos , vamoooos”. Salen de los vestuarios y como fantasmas se meten al autobús. Nosotros desde fuera no sabemos qué hacer con nuestra cara: si apoyarla sobre nuestras manos con gesto de incredulidad, si mirar hacia arriba con resiganción…Aunque definitivamente la cara deja de ser un problema cuando se nos cae al suelo al ver que dentro del autobús comienzan a tirase agua con las botellas, a tontear y a echarse unas risas. Sí, como suena, a cinco metros de los que se han dejado la voz en las gradas y a quienes ni han mostrado una pizca de…cariño? con algo de sensibilidad nos hubiera bastado.

Entonces surje la indiganción entre los prsentes. Por suerte o por desgracia, para la mayoría la película no es nueva; es repetida. Repetida y encima, mala. Hacemos corrillo, tertulia improvisada, en definitiva, terapia de grupo. Terminamos diciendo lo de siempre, que no por ser lo de siempre es menos verdad: ellos, los unos y los otros, pensarán que vamos por ellos; pero que no se equivoquen, que nosotros nos movemos por un escudo, por un club, por la Real. Que antes estuvieron otros, que mañana estarán otros distintos, pero los que seguirán montando viajes, comidas, y seguiran yendo a los hoteles a decilres “aupa!! a ganar!!” seremos nosotros, los de siempre, los de la Real. Y por eso, más allá del resultado, siempre estará el sentimiento por la Real.
Si eres de la Real, lo habrás ententido, seguro. Más allá del resultado estás tú, estoy yo, está la Real. Más allá del resultado, GORA ERREALA.

ION URRESTARAZU, de La Real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: