DERBY EN ANOETA: RIVAL OSASUNA

Real Sociedad-Osasuna: Dos equipos que aspiran a más

Ocho puntos separan a Osasuna y Real en la clasificación general: los rojillos son quintos con 25 y los txuri-urdin ocupan el decimoquinto puesto con 17.

La Real Sociedad, en su mejor momento de la temporada, tratará de frenar el sábado en Anoeta al sorprendente Osasuna, que lucha por confirmar sus opciones de clasificación europea.

Los donostiarras no conocen la derrota en sus últimos cinco partidos de Liga; han superado en el último mes una ronda de Copa del Rey, encarrilado su pase a cuartos el pasado miércoles ante el Mallorca y ahora todos los aficionados quieren más.
Si el técnico realista, Philippe Montanier, no sorprende como en otras ocasiones, el equipo que venció por 2-0 al Mallorca debería de ser la base del once titular en el retorno liguero, con la suma de Claudio Bravo en portería.

Osasuna, por su parte, tras resignarse en Copa del Rey por el 4-0 encajado en el Camp Nou, se centra en el derbi ante los donostiarras.
Mendilibar armará el once tipo empleado en la Liga, por lo que recuperará a jugadores como Miguel Flaño, Eneko Satrústegui, Patxi Puñal, Ibrahima Balde, Roland Lamah, Juan Francisco Martínez “Nino” y Andrés Fernández.

Alineacion probable:

Osasuna: Andrés o Riesgo; Damià, Sergio, Miguel Flaño, Satrustegui; Puñal, Nekounam; Ibrahima, Timor, Lamah; y Nino.

Mendilibar, el hombre que no creia en los milagros

José Luis Mendílibar, uno de esos entrenadores discretos, serenos y poco propensos a dar titulares a la prensa se ha transformado con la llegada del nuevo año. El técnico rojillo ha facilitado el trabajo a los periodistas dejando frases de antología tanto en la rueda de prensa previa, como en la posterior al partido de Copa ante el Barcelona.
En su comparecencia anterior al choque en el Camp Nou, Mendilibar dejó claro por activa y por pasiva que ganar al Barcelona sería un “milagro”. No hay época más propicia para los milagros que la Navidad, aunque para que estos ocurran hay que tener un poco de fe. El problema de Osasuna es que ni su propio técnico creía en el milagro y así es muy complicado.
Analicemos algunas de las frases que dejó caer Mendilibar en dicha rueda de prensa. “El Barcelona es el mejor equipo del mundo”. Bien, creo que en eso estamos todos de acuerdo. “Hay tanta diferencia entre los primeros y el resto que no hay competición posible”. Que Real Madrid y Barcelona están un peldaño por encima de los demás es un hecho, pero de ahí a decir que no hay competición media un abismo. Que le pregunten si no a Getafe o Levante.
Cuando un entrenador dice cosas así, ¿con qué cara afronta la charla ante sus jugadores minutos antes de saltar al terreno de juego? Diga lo que diga, sus pupilos pensarán: “Ni siquiera el míster cree en nosotros”. Y es que hubo más frases alentadoras para que sus futbolistas creyeran en el milagro: “Todos decimos que tenemos la intención de no sé qué, pero luego volvemos con un saco de goles”.“Si cometemos los mismos errores seguro que nos van a meter para el pelo”.“Tienes que esperar a que ellos tengan un mal día, porque por mucho que puedas hacer tú, si ellos están bien te la meten y vas a perder”. Después de una arenga tan optimista, algún futbolista de Osasuna hubiera preferido quedarse en casa.
He dejado la mejor parte para el final: “Algunos de sus jugadores llegaron ayer, entrenarán hoy y no se les notará. Los demás tenemos que hacer pretemporadas y un montón de cosas para ponernos bien y a ellos no les hace falta ni eso”. Claro, es que los jugadores del Barcelona son superhombres que aunque hagan viajes de miles de kilómetros y se hinchen a comer dulces y a beber alcohol, como el resto de los mortales, vuelven a los entrenamientos al 100%.
Después del 4-0 encajado, Mendilibar decidió introducir una innovación en su discurso victimista, el recurso al pataleo. “Nos habían dicho que Messi no jugaba, mareando a todo Dios. Le he preguntado a Messi en el calentamiento si estaba con gripe y se ha descojonado”. Pues normal, a ver si ahora el mejor futbolista del mundo tiene que pedirle permiso a Mendilibar para jugar. Esto es fútbol y tanto si el Barça ha mentido en el parte médico como si no, está en su derecho de utilizar esas inocentes tretas para ganar un partido. La supuesta falsa gripe de Messi no tiene la culpa de que un delantero de 1,69 de altura remate solo en el área, ni de que la zaga osasunista se quede mirando como el ‘10’ la enchufa desde la frontal.
“Nunca te acostarás sin saber una cosa más”. Esa es la conclusión que puede sacar Mendilibar del partido ante el Barcelona. A partir de ahora, el técnico vasco sospechará de los partes médicos. Incluso ya tiene la mosca detrás de la oreja de cara al partido de vuelta: “Igual nos anuncian que va todo el Barça B y luego se presenta todo el equipo”. Para finalizar volvió a lanzar un mensaje de ánimo a sus futbolistas: “Un 4-0 no creo que podamos levantarlo en Pamplona. Es lo normal, lo anunciado”.Al menos nadie puede negar que Mendílibar ya sabía lo que iba a pasar.

por ARSU