VERGÜENZA DE TU COBARDIA, COMPAÑERO TXURI URDIN

aficionados 2

Que aficionados de diferentes equipos discrepen en su manera de entender el fútbol es normal. Como lo es que aficionados del mismo equipo no opinen lo mismo de temas relacionados con su club, a todos los niveles, entre ellos, el más corriente y habitual, la diferente maneras de ver un partido, de entenderlo. Pero lo que tengo claro es que sobre todo y ante todo lo que nunca debe faltar es el respeto entre aficionados de diferentes equipos y más aún entre los del mismo. De lo contrario el fútbol, no tiene sentido.

Nunca he entendido a ese puñado de aficionados que existen en casi todos los equipos, que se creen solo lo que ellos piensan o dicen. No creo en la verdad absoluta. Creo en que todas las opiniones son respetables, y que ninguna debe imponerse a la fuerza. No creo en el que grita más, si no en el que habla y razona. No creo en las imposiciones absolutistas de unos pocos que tratan de obligar al resto de aficionados, que son la mayoría, a que comulguen con ellos. Porque no creo en la religión de los que imponen. No comulgo con la cobardía de los que tras el anonimato se creen con poder para insultar. Y menos si son aficionados del mismo equipo. Que cada uno apoye o grite en contra del que quiera. Pero con respeto. Y si no te gusta lo que oyes, tendrán que soportar a los que no soportan lo que dices. De lo contrario es tan fácil como mirar en un diccionario la de adjetivos que se pueden poner a los que tratan de imponer sus ideas, sus gritos, y no dejan que los demás digan las suyas.

Esconderse en la masa de los aficionados para insultar es lo más cobarde y rastrero que un aficionado de tu mismo equipo puede hacer. Y define como es ese aficionado. Se define a si mismo. Y a mi me da pena que un aficionado de mi equipo o de otro, sea capaz de eso. No me gustan los gritos vejatorios que se escuchan en los terrenos de juego en contra de jugadores u otras aficiones. Ni las pancartas que demuestran esas mismas cuestiones. Porque ninguna afición es globalmente igual. Son unos pocos los que hacen las cosas mal y por ellos no deberíamos enfrentarnos todos o creer que todos son iguales. El odio genera odio. Y no todos los aficionados de ningún equipo, deberían generar odio. Ninguno debería generarlo.

Los sentimientos por un equipo son independientes y válidos todos ellos. Nadie puede insinuar que siente más que otro porque haga o diga algo que piensa que es más que lo que otros puedan hacer. Cada aficionado aporta su granito de arena al sentimiento general del equipo, del club. Se puede discrepar, pero jamás insultar o menospreciar a ningún aficionado ni rival ni de tu propio equipo. En este último caso, lo que demuestra el que no respeta a un aficionado de su mismo equipo, es una impotencia generada por suponer que su punto de vista es el único válido. Somos un equipo humilde, aunque con una gran historia en nuestras espaldas. Y que unos pocos aficionados se empeñen en demostrar que solo es válido lo que ellos piensan, no ayuda a crecer. Para crecer es necesario la unidad de todos, con pensamientos e ideas diferentes, pero con un mismo fin: BUSCAR LO MEJOR PARA EL EQUIPO QUE LLEVAMOS TODOS, QUE NADIE SE OLVIDE DE ESO, EN NUESTROS CORAZONES.

Por eso en cada partido me uno al cántico que para mí significa en parte lo que es o debería ser la afición de cualquier equipo: ¡¡¡¡¡¡¡NO ME IMPORTA LO QUE DIGAN, LO QUE DIGAN LOS DEMÁS, YO TE SIGO A TODAS PARTES Y CADA DIA TE QUIERO MAS!!!!!.
La afición siempre ha de ser valiente. En los buenos y malos momentos. Dar la cara por el equipo allá donde vaya. Ningún equipo necesita aficionados cobardes que insultan a compañeros del mismo equipo, sea al entrenador, jugadores, directiva o propios aficionados. Solo los cobardes gritan escondidos en su propio miedo. Solo los cobardes desahogan su impotencia cuando la mayoría no opina como ellos.

Creo en el entrenador Philippe Montanier, en todos y cada uno de los jugadores de la Real Sociedad. Creo en el trabajo discreto pero efectivo de la actual directiva realista. Creo en la afición txuri urdin que se deja la garganta cada domingo en Anoeta o en los desplazamientos para animar al equipo, vaya como vaya el marcador. Y creo en los que creen. Porque creer, siempre lo he dicho, y nunca me cansaré de repetirlo, ES EL PRIMER PASO PARA LOGRAR CUALQUIER OBJETIVO. Y en ello estamos trabajando todos. A pesar de que unos pocos, muy pocos, se empeñen en torpedear todo lo que se quiera hacer para avanzar y evolucionar y crecer. Que es de lo que se trata en definitiva.

por JOBXEBI