El prado junto al Txindoki que un niño convierte en un campo de fútbol

El fútbol necesita de los más pequeños para que futuro sea real. Desde los primeros patadas que da un niño en la tripa de su madre, ya está jugando al fútbol. Y nada más empezar a caminar, lo primero que quiere hacer es jugar con un balón. Y cuando le da la primera patada, su corazón late más fuerte. Porque conforme va creciendo su cuerpo se va haciendo más fuerte, su mente más firme, y su amor por el fútbol más real. Cuando un niño tiene un balón en sus pies, un prado con el Txindoki de fondo, se convierte en un campo de fútbol en el que te enfrentas a las mejores figuras futbolisticas. La imaginación no tiene límites. Y el ese campo de fútbol, lo tendrá cada día para jugar el niño. Y puede que un día, desde ese prado del Goierri, pase a pisar el césped de Zubieta, y llevar en su pecho puesta la camiseta de la Real Sociedad. Cada instante presente, le acercará más al futuro txuri urdin.

por ARSU

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: