Sobre los gritos racistas de los béticos y a uno de sus jugadores

Lanzar gritos racistas o hacer gestos racistas es reprobable siempre. Pero resulta ridículo, absurdo, llegando a los límites extremos de la locura total, que los gritos racistas sea contra un jugador de tu propio equipo. Sucedió ayer en Sevilla. Unos aficionados béticos gritaron en contra de uno de sus jugadores. El árbitro no se enteró. De haberlo hecho podía y debía haber detenido el partido como indica la normativa actual. No se reflejó ni en el acta. Seguramente no se enterería. Pero hay muchos partidos en los que se escuchan en numerosos campos, gritos racistas, insultos humillantes, que no siempre tienen que ser racistas, pero que también son igualmente sancionables y rechazables.

Hay que erradicar este tipo de gritos y gestos. El folklore está bien. Pero dentro de un respeto. Porque si no respetas, no puedes pedir luego que te respeten a ti. El fútbol no puede ser un lugar en el que algunos se desrepriman o desahoguen y se crean que tienen libertad para hacer o decir lo que les da la gana. Hay unos límites que nadie debería sobrepasar. Porque si nos quejamos de los que nos dicen en otros campos, no se puede hacer luego lo mismo en los nuestros. Las aficiones deben respetarse y respetar a todos los clubs.

Los medios de comunicación se han hecho eco de la noticia de lo sucedido en Sevilla, con esos gritos racistas:

por JOXEBI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: