La primera obsesión de Lorena Gallego fue el exjugador de la Real Sociedad Mikel Aramburu

Según recoge EL RINCON DEL FORERO, de ABC.es Lorena Gonzalez, las presunta agresora de la mujer y la hija del periodista deportivo de la COPE, Paco Gonzalez “la primera obsesión de Lorena Gallego fue el exjugador de la Real Sociedad Mikel Aramburu”:

lorena-gallego

«Muy introvertida, tímida, mojigata, sosa y algo hortera, pero muy inteligente». Así definen a Lorena Gallego personas de su entorno que se confiesan en estado de shock después de conocer que esta higienista dental de 25 años nacida en Laguna de Duero (Valladolid) ha intentado presuntamente matar a la mujer y a la hija del periodista de la Cope Paco González. «No podíamos imaginar que llegara a hacer algo así», aseguran aún con escalofríos.

Pero lo hizo. Antes incluso contrató a unos sicarios búlgaros para que hicieran el trabajo sucio. Sin embargo los delincuentes se quedaron con el dinero y se limitaron a proferir las amenazas que provocaron la denuncia de Paco González ante el cuartel de la Guardia Civil en Las Rozas. Frustrada esa vía, Lorena estudió las rutinas de la familia del director de «Tiempo de Juego» y urdió la estrategia para acabar ella misma con la vida de Mayte y su hija mayor.

La llevó a cabo con la ayuda de su amigo Iván Trepiana, un socio de la Real Sociedad con el que compartía su «locura» futbolística y al que embaucó para acabar con el «obstáculo» que «la separaba» de su ídolo. Su último delirio la equipó de cuchillos, grilletes y sábanas blancas. Tras asaltar el vehículo de los González y amenazar a las mujeres, sólo la resistencia de las víctimas y la colaboración ciudadana frustraron el ataque, que acabó con madre e hija hospitalizadas por las cuchilladas recibidas.
Familia «normal»

Hija única en una familia «normal» de padres separados, esta fan del deporte, que antes de graduarse como higienista dental en la capital vallisoletana estudió en el Colegio San Agustín y en el Instituto de su localidad, volcaba su tiempo libre en el fútbol y sus «fetiches». El jugador de la Real Sociedad Mikel Aramburu fue su primera «pieza» entre las estrellas del deporte.

Con apenas veinte años, Lorena, que entrenó a niñas de su colegio, se recorría el país siguiendo los pasos del futbolista guipuzcoano. Era su amor «platónico» y ya entonces daba muestras de su fijación escribiéndole infinidad de cartas pasionales. Su dirección de e-mail en aquella época era sólo una muestra más de su incipiente fanatismo por su explícita referencia la nombre del excapitán de la Real Sociedad.

Su vínculo con Paco González comenzó hace, al menos, tres años y medio, cuando Lorena asistió como público al programa de radio que dirige el periodista madrileño. Con Mikel las cosas no habían «evolucionado» como ella quería, así que cambió el objetivo de sus desvaríos. A partir de entonces, la joven acudió habitualmente cada fin de semana a la emisora. A sus amigos les contaba que «colaboraba» con el equipo deportivo y que después del programa «quedaban a tomar algo» todos juntos.
Estaba convencida de que «la miraba mucho y tonteaba con ella»
Estaba convencida de que «la miraba mucho y tonteaba con ella», hasta el punto de montarse una película en torno a una posible relación sentimental. Una de sus poquísimas confidentes le aconsejaba inocentemente «que se alejara de un hombre mucho mayor que ella» sin poder imaginarse que su obsesión se le estaba yendo de las manos «hasta ese punto». Según el relato de la agresora, ya quedaban a solas y su mayor preocupación era que «le gustaba tanto que no iba a poder evitar caer». Porque si de algo estaba segura Lorena era de que el periodista quería «estar con ella».

Su madre, auxiliar en el Clínico, siempre ha vivido con preocupación la personalidad huraña de la joven, que no aceptaba que sus padres rehicieran su vida. «Estaba reñida con el mundo», recuerdan de ella. Tampoco su comportamiento despertaba simpatías a su alrededor y aquellos que intentaban ayudarla salían esquilmados. «No soporto ver a la gente feliz», dijo en una ocasión para excusarse en una boda. Pese a tacharla de «manipuladora y complicada», sus compañeras recuerdan que «sacaba notazas sin estudiar».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: